Brujos recibieron el año nuevo Olmeca

  • ​Magno ritual de hechicería en la llamada “cueva del diablo en San Andrés Tuxtla”.

Juan Carlos Nevarez Rojas

San Andrés Tuxtla Ver.- Este jueves dos de marzo, alrededor de las 23:00 horas, brujos de Catemaco y de otras partes del Estado inclusive del país, acudieron hasta las inmediaciones de la llamada Cueva del Diablo, enclavada en los parajes dela conocida como Laguna encantada en el municipio de San Andrés Tuxtla.

Un nutrido grupo de hechiceros, chamanes y curanderos encabezados por el señor Reyes Álvarez de la ciudad de Catemaco, acudieron hasta los parajes de la llamada Cueva del Diablo, cerca de la laguna encantada de San Andrés Tuxtlas, donde realizaron los ritos ancestrales dictados por la hechicería para recibir el llamado “primer viernes de marzo”.

El primer viernes de marzo marca el inicio del llamado año nuevo olmeca en el que brujos y curanderos aprovechan la fecha para eliminar todas sus malas vibras y agradecer a sus deidades por un año que termina, a la vez que pedirle a los llamados “seres de inframundo”, para que les permitan trabajar un año más y les brinden la fuerza y el poder para llevar a cabo sus “trabajos”.

Dicha ceremonia fue realizada por el llamado grupo de los “7 elegidos”, encabezado por Reyes Álvarez  y conformado por otros hechiceros de renombre como Félix Oseguera, Martin Villegas, Mareli del Mar entre otros. 

En una noche llena de misticismo y ritos ancestrales los chamanes y hechiceros sacrificaron gallinas, corderos, quemaron pentagramas e hicieron sus llamados “pactos” con los seres de inframundo a quienes ofrecieron sus trabajos cuerpos y almas, según el guía del grupo de los 7 elegidos.

Para acceder a este lugar se tiene que llegar hasta las inmediaciones de la laguna encantada y después hacer una caminata de 40 minutos aproximadamente, rodeando la laguna, atravesando cerros y senderos pedregosos y peligrosos en medio de la espesa naturaleza propia de la región y bajo la total oscuridad, acompañados siempre de guías locales.