Confetti

El Nido Del Arte
Maricarmen Delfín Delgado
Con el nombre de Academia de las Tres Nobles Artes de San Carlos: arquitectura, pintura y escultura de la Nueva España se instituyó un 4 de noviembre de 1781 la Academia de San Carlos en honor al rey Carlos III, para festejar su santo. Es la primera escuela de arte en el continente americano y empezó a trabajar en la Antigua Casa de Moneda, diez años después se estableció en la calle de Academia en el edificio donde funcionó el Hospital del Amor de Dios. Las primeras clases fueron impartidas por el grabador, pintor y tallador español Jerónimo Antonio Gil, quien era administrador de la Casa de Moneda, posteriormente llegaron de España maestros de la Academia de San Fernando, entre ellos Manuel Tolsá.
El objetivo primordial de la Academia era capacitar y educar a los “naturales” o indígenas de la Nueva España, con modelos de enseñanza franceses, españoles e ingleses que los docentes ibéricos trabajaron con gran influencia produciendo obras representativas de los siglos XVII y XIX, su popularidad fue tanta que alcanzó una matrícula de más de cuatrocientos alumnos compuesta por mexicanos y de otros países. Permaneció cerrada de 1821 a 1824, después de reabierta fue decayendo hasta que el presidente Antonio López de Santa Ana la rescató y le dio impulso; fue incorporada a la UNAM en 1910. Nuevamente cierra sus puertas por tres años debido a la guerra revolucionaria, para reabrirse como Escuela Nacional de Bellas Artes perteneciente a la UNAM. En 1912 el arquitecto Antonio Rivas Mercado diseñó la bóveda de hierro y cristal que hermosamente cubre el patio.
Desde su creación ha sido cuna de grandes y reconocidos artistas nacionales y extranjeros, como proveedora de importantes obras que hoy adornan edificios y museos, con trabajos arquitectónicos que son íconos de la ciudad de México, con corrientes artísticas innovadoras que influyeron en el mundo como el muralismo.
En 1929 Diego Rivera fue su director, quien sólo permaneció un año en el cargo pues propuso un plan de estudios polémico. En 1930 se declara la autonomía a la Universidad y la Academia se dividió en Escuela Nacional de Arquitectura, trasladada en 1933 a Ciudad Universitaria, y Escuela Central de Artes Plásticas, posteriormente Escuela Nacional de Artes Plásticas.
En 1959 se implementan como carreras la pintura, la escultura, grabado y dibujo, obteniendo sus egresados el título de profesionales en la materia; a partir de los años setenta se implementan como licenciaturas: Artes Visuales (pintura, escultura y grabado), Diseño Gráfico y Comunicación Gráfica (dibujo publicitario), sustituyendo a las anteriores. Actualmente ofrece, además de las licenciaturas, talleres y posgrados presenciales y en línea.
Desde su fundación hasta nuestros días, es la responsable de gran parte del acervo cultural de los mexicanos con artistas que han marcado un parteaguas en el mundo del arte como Diego Rivera, José Clemente Orozco, Rufino Tamayo, Manuel Felguérez, Francisco Eppens, por citar algunos pues la lista de genios mexicanos es extensa.
Hoy a sus 236 años, sigue con sus puertas abiertas para recibir a todos amantes de la cultura que buscan acrecentar sus conocimientos y enriquecer el alma con la esencia impregnada en los muros que durante tantos años han albergado a miles de creadores, sus obras y su espíritu artístico. Sin dudarlo, fue y será el nido del arte.

Este es el porcentaje de mexicanos que utiliza Internet

Según los datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH), en 2017 el 63.9 por ciento de la población de seis años o más en México es usuaria de Internet 17.4 millones de hogares (50.9 por ciento del total nacional) disponen de conexión a Internet El […]