¿Por qué el eclipse lunar del viernes será el más largo del siglo?

  • La fase de totalidad, cuando nuestro satélite se oscurezca por completo, se prolongará casi dos horas

Hay espectáculos celestes, como las estrellas fugaces, que duran apenas un instante. El que guiña se lo pierde. Toca esperar a la siguiente mientras se rastrea el firmamento con cierta ansiedad. Pero hay otros, como el que se producirá este viernes, 27 de julio, que nos permiten recrearnos sin prisas, mirando cómodamente siempre al mismo punto. Se trata del eclipse total de Luna más largo del siglo XXI, cuya fase de totalidad, cuando nuestro satélite natural esté completamente oscurecido, se prolongará una hora y casi 43 minutos. Una duración increíble si se compara con el eclipse lunar total más corto del siglo, en abril de 2015, que no llegó a los cinco minutos. Pero, ¿por qué algunos eclipses duran más que otros? ¿Qué hace que este sea tan largo?

Los eclipses totales de Luna se producen cuando hay un alineación entre el Sol, la Tierra y la Luna, al proyectar nuestro planeta su sombra sobre el satélite cuando está en fase de Luna llena. Pero esa alineación puede ser más o menos perfecta. Según explica Noah Petro, del Centro Goddard de la NASA a Space.com, lo que controla la duración del fenómeno es la posición de la Luna a medida que pasa a través de la sombra de la Tierra.

La parte más oscura de la sombra de la Tierra se llama umbra. Esta puede imaginarse como un cono que se extiende desde nuestro planeta en dirección opuesta al Sol. «La Luna puede rozar el cono o atravesarlo directamente por el medio, caso en el que el eclipse es de mayor duración», señala Petro. En esta ocasión, la Luna pasará más cerca del centro de ese cono, por lo que tendrá que recorrer un camino más largo. Además, como nuestro satélite estará en su punto más alejado de la Tierra a lo largo de su órbita (afelio), aparecerá un poco más pequeña en el cielo y tardará un poco más en atravesar la sombra de la Tierra.

Visible desde España

El eclipse será visible desde Europa, África, Asia, Australia y Nueva Zelanda. En España, el eclipse empieza antes de que salga la Luna. Por ese motivo, desde el Instituto Geográfico Nacional (IGN) recomiendan buscarla en cuanto ésta empiece a salir por el Este. No hace falta ningún instrumento óptico para la observación, aunque unos buenos prismáticos siempre pueden servir de ayuda para no perder un detalle. Lo más recomendable es escoger un lugar elevado y sin obstáculos como árboles o edificios que nos dificulten nuestras intenciones.

La Luna emergerá en buena parte de España totalmente eclipsada. Solo desde la mitad oriental de la Península y las Baleares podrá ser posible observarla antes del inicio de la fase total. Por ejemplo, en Madrid saldrá a las 21.28 horas, tan solo dos minutos de que comience la fase total.

Durante el eclipse, la Luna adquirirá una tonalidad rojiza, motivo por el que se el denomina «Luna de fuego» o «Luna de sangre». Esto se debe a que la atmósfera de la Tierra, que se extiende unos 80 kilómetros más allá del diámetro de nuestro planeta, actúa como una lente que desvía la luz del Sol y filtra eficazmente sus componentes azules, de manera que deja pasar solo la luz roja que será reflejada por el satélite. Así, la Luna adquiere el resplandor cobrizo tan característico, según explica el Instituto de Andalucía de Canarias (IAC) en un comunicado. El viernes, con permiso de las nubes, habrá mucho tiempo para contemplar esa bola rojiza en el cielo.

Día de los muertos

1 y 2 de Noviembre Clemente Campos Carvajal En la epoca prehispanica existian 4 mansiones, donde iban los muertos, dependiendo de la forma en que morian, la primera mansion era el “chichihuacuauco”, donde iban los niños fallecidos, en esta mansion habia un arbol de cuyas ramas goteaba leche y ahi se amamantaban los niños. La […]