Las espiroquetas

María del Carmen Delfín Delgado

El hombre ha tenido la necesidad de comunicarse desde épocas remotas, de transmitir necesidades, conocimientos y sentimientos, como manera natural de enseñanza y aprendizaje; así nació una de las formas más antiguas de literatura popular de transmisión oral: el cuento.

Encontraremos variadas definiciones de cuento, la formal que dicta la RAE: “es la narración de un suceso notable, que incluye descripción, diálogo y reflexión”. Para Edmundo Valadés: “el cuento escapa a prefiguraciones teóricas: si acaso, se sabe que su única e inmutable característica es la brevedad”. Juan Armando Epple distingue cinco condiciones básicas: brevedad, singularidad, temática, tensión e intensidad. “El criterio fundamental para reconocerlos como relatos no es su brevedad, es su estatuto ficticio.”

Sobre este punto, Juan Rulfo expresó: “Todo escritor que crea, es un mentiroso: la literatura es mentira, pero de esa mentira sale una recreación de la realidad; recrear la realidad es, pues, uno de los principios fundamentales de la creación. […]

En “Las espiroquetas” podemos reconocer en su autor estas dos virtudes, este binomio intelectual que da a su trabajo las cualidades necesarias para convertirlo en un festín para los sentidos, la imaginación en una amalgama perfecta con el sentimiento que introduce al lector al mágico mundo de la ficción, emplea la alusión como recurso infalible y necesario en la trama, sugiere con sutileza para eludir la obviedad creando historias que se ajustan a los patrones que un buen cuento exige. Con temática variada y un estilo propio, característico del carácter de Alberto Calderón, muestra realidades alternas, a veces crudas, otras cotidianas, y algunas más, oníricas; realidades ficticias. Su astucia narrativa logra el objetivo de todo buen escritor, el engaño literario, engaño que fascina y deleita.

Ubicadas en contextos citadinos y rurales, sus historias llevan como aderezo el papel que juegan los sentimientos, las variadas caras del amor, el dolor, la farsa, la sorpresa y la felicidad.  Con una temática variada, el autor se atreve a tocar temas cotidianos pero imperceptibles en el diario acontecer , los adereza con su ingenio y los pone en la hoja para disfrutarlos como una golosina en llamativa envoltura.  Lo predecible y lo inesperado es el remate que sacude, conduce a la reflexión, surge la identificación e impacta al lector, objetivo primordial del cuento.

Las historias que encontraremos en este libro complacen al más exigente seguidor de este género, en un campo narrativo con ideas fijas captan el interés, induciendo al acto riguroso de lectura que amerita el cuento para evitar desvíos de atención, a diferencia de la novela o el relato; conmueven e inducen a la imaginación para desatar la risa y el llanto, tristeza, coraje o empatía, despiertan sentimientos, llegan al corazón. Cumplen con el mandato de la buena literatura: entretener y hacer reflexionar.

Alberto plasma en esta obra su personal concepción del mundo, una idea particular del universo social, su escritura expresa su manera de pensar y su posición ante la vida, característica innata del buen cuentista. Crítico, reflexivo, empático, con una vasta imaginación y un sentido del humor que en ocasiones raya en el sarcasmo, nos atrapa en sus letras, dando vitalidad a la tradición legendaria de contar historias.

Las Espiroquetas, magnífica colección de cuentos, recomendable para escapar un rato de este mundo que agobia con trabajo y compromisos, que nos hace preocuparnos con todo tipo de acontecimientos, a otros mundos que tal vez se parezcan al real con la diferencia que sólo existen en la intimidad del lector.

La lluvia llega al desierto de Atacama por primera vez en 500 años y provoca una extinción masiva de su vida microbiana

Es el desierto el más seco y antiguo de la Tierra. Las lluvias de los últimos tres años han arrasado con el 85% de las especies microbianas. Esas precipitaciones se atribuyen al cambio climático global. Fuente: Tierra viva Las lluvias de los tres últimos años en el corazón hiperárido del desierto de Atacama (norte de […]