Invasión centroamericana

Juan Antonio Valencia | Foto: Euronews

Se han realizado cientos de notas, coberturas, crónicas, reportajes de tipo escrito y televisivo sobre lo que llaman la caravana de migrantes hondureños que partió de San Pedro Sula, atravesando Guatemala, para llegar a la frontera con México.

Y caso curioso no se ha destacado que hay detrás de esto que llaman “Caravana” y que tipo organización político-social la mueve, hasta tener la antítesis de una revolución social, y no de una migración a la que la sociedad estaba habituada.

Las revoluciones no siempre son armadas, pueden ser sociales, en este aspecto el significado es menester aplicarlo, pues proviene del latín revolutio, (una vuelta) es un cambio social fundamental en la estructura de poder o la organización que toma lugar, en un periodo relativamente corto o largo dependiendo la estructura de la misma.

¿Qué significa esto?

Vayamos al origen de la migración de los habitantes de los pueblos centroamericanos en busca de mejores condiciones de vida, buscando un cambio personal, no de grupos como se advierte hoy en día con esa tendencia de caravanas que se entiende como grupo.

En este caso no es un grupo sino miles de personas (se considera sean cinco mil) que viajan de forma precaria en una sola dirección. Aunque la idea de inicio fue pedir refugio en México, pero sobre la marcha, algunos buscan llegar a la frontera con Estados Unidos para ingresar a ese país y tener un cambio radical en su economía y estatus social.

Le puedo asegurar desde ahorita, que en Centroamérica se inauguró ya, un nuevo tipo de migración infalible desde donde se le vea. Y esto no es obra de la casualidad, sino de una organización que busca un cambio en otros países como México y Estados Unidos, independientemente de que sea un buen negocio para los organizadores.

Este movimiento social, no caravana. Si lo vemos con frialdad, más que atravesar un país lo invadió por un momento (Guatemala) y tomo el control de la seguridad migratoria de ese país,

tomando por asaltos la garita y destrozando todo lo que a su paso se interponía en su camino para atravesar ese territorio, hasta donde se vea, de forma violenta.

En México hizo lo mismo y obligó al estado mexicano a ceder espacios, transporte, alimentación albergues y servicios médicos. Este movimiento migratorio que se mandó como primera prueba, fue totalmente exitoso.

Los organizadores; el periodista Bartolo Fuentes ex diputado en el Congreso Nacional de Honduras, por el Partido Libertad y Refundación, brazo político del Frente Nacional de Resistencia Popular. Una organización social de izquierda, así como otros activistas.

El FNRP es quien está detrás de estas movilizaciones que apenas empiezan y que ya preocupan. En términos generales es preocupante este fenómeno migratorio.

El movimiento como ya le vio actuar, usa como escudos humanos, a mujeres y niños.

¿Pero este sistema utilizado por la izquierda radical de Honduras, le dará resultados frente al ejército de Estados Unidos, si intentan con sus métodos violentos invadir a Estados Unidos?

Como se conoce, el presidente Donald Trump, declaro que ante la amenaza migratoria masiva, no se utilizará la guardia nacional, sino al propio ejército. El presidente norteamericano deja entrever que ante una invasión se debe utilizar al ejército.

Eso resulta peligroso, sobre todo si se anteponen a niños y mujeres, en el eventual movimiento que se intente entrar por la fuerza a ese país.

No se descarta que una buena parte de este movimiento social centroamericano, pida y se le conceda refugio o asilo en México.

Hace unos días, el periodista Bartolo Fuentes, activista político y agitador social, fue detenido en Guatemala, acusado de tráfico masivo de personas, esta persona convocó y organizó la caravana a través de su cuenta personal de Facebook.

Pero pese a su detención, otros activistas políticos y agitadores, viajan en el movimiento invasor, de acuerdo a datos recibidos, también lo hacen delincuentes que podrían causar problemas en México.

Y para colmo de males una “caravana” más, de aproximadamente tres mil quinientas personas ya está en la ciudad de San Pedro Sula, frontera con Guatemala, de acuerdo a tres usuarios de Facebook que enviaron información y coinciden, además de que ven un grave problema para México.

A su paso por ciudades, ahora que decidieron quedarse en México, aunque cuando el gobierno federal los transportara a la frontera, las ciudades sufrirán en saqueo y pillaje de esta invasión. Ofrecer comida en una casa, equivale a invitarlos a que se lleven todo a su paso.

Es urgente que el gobierno federal los transporte a frontera y les proporcione albergues y alimentación para evitar el saqueo en comercios.

Para más importante; que se prepare a recibir la siguiente “caravana”.

Ofrecer por parte del nuevo gobierno por entrar, visas de trabajo para los invasores en un país con altos índices de desempleos, causará graves problemas a cortos plazo. Si la posibilidad de evitar esta crisis por venir no se resuelve en lo político, las consecuencias sociales, podrían ser graves…

La lluvia llega al desierto de Atacama por primera vez en 500 años y provoca una extinción masiva de su vida microbiana

Es el desierto el más seco y antiguo de la Tierra. Las lluvias de los últimos tres años han arrasado con el 85% de las especies microbianas. Esas precipitaciones se atribuyen al cambio climático global. Fuente: Tierra viva Las lluvias de los tres últimos años en el corazón hiperárido del desierto de Atacama (norte de […]